De a pie , Lima , noticias Lunes, 2 julio 2018

Ante un problema de transporte público, algunos medios brindan soluciones para los vehículos privados

Título original: Transporte público y contrabando

Imagen: Andina

Imagen: Andina

¿Cómo los medios de comunicación alimentan el sinsentido común a través de sus editoriales?

Editorial del Diario Correo del 02-07-2017

Editorial del Diario Correo del 2 de julio del 2017.

El diario Correo considera que uno de los grandes problemas en las ciudades peruanas es el transporte público. En Lima, según las encuestas de Lima Cómo Vamos, año a año, el transporte público es el segundo problema de los ciudadanos. Todo bien hasta aquí si no fuera porque Correo considera como problemas específicos del transporte público a los “embotellamientos”, situaciones de tránsito que son causadas y producidas por una deficiente ingeniería de tránsito y que afecta al transporte público y privado por igual.

LCV problemas

 

Ante la confusión entre un problema de transporte público con uno de tránsito, y más aún con el concepto de movilidad urbana, Correo brinda como solución “de ciudad moderna”, infraestructura que supuestamente agiliza el tránsito privado como vías expresas, aéreas y bypasses, cosa que ninguna ciudad con un buen sistema de transporte ha optado para su desarrollo (Santiago, París, Seúl, etc.)

seoul_highway_teardown

Via aérea en Seúl antes                                                                Parque y transporte público ahora.

2015_12_05_Seúl_Cheonggyecheon_evolucion 3

Las ciudades modernas van eliminando “vías rápidas”. Seúl.

Es decir, ante un problema de transporte público, se brindan soluciones de circulación vehicular privada que —valga decir— en Lima poco o nada han aportado a una mejor fluidez vehicular.

Lo que empieza como un problema de cómo se mueve la mayoría de personas en Lima (73% de los viajes se hacen en transporte públicotermina convalidando soluciones de ingeniería desfasadas como los bypasses y demás que al parecer solo benefician a empresas constructoras de dudosa reputación.

LCV tp

Entonces, ¿cómo hacemos para que la información que se nos brinde no venga sesgada y peor aún, con una seguridad absoluta para editorializar y sentenciar cosas que no tienen mayor asidero técnico? 

Síguenos en Peruanos de a pie.