De a pie Lunes, 2 enero 2017

Los veraneantes bañándose en una pileta de Chorrillos nos dejaron esta lección

Por Gonzalo Díaz

plaza-liquida-2

Este domingo 1 de enero ocurrió algo inesperado en el espacio público del distrito de Chorrillos, en Lima: ante el incesante calor, muchas personas optaron por meterse o mojarse los pies al “espejo de agua” que se encuentra en la berma central de la Costa Verde, algo que nos habla de una nueva forma de apropiación del espacio público en la capital, aunque ya había sucedido en menor medida en algunas piletas de agua.

jano-madrid

Imagen: Jano Madrid

El espacio público es el espacio de encuentro e interacción de las ciudades, y su vitalidad (1) depende de muchos aspectos, entre ellos, la variedad y la versatilidad de usos y funciones. Por lo tanto:

diseñar un espacio público para solamente pasar u observar es algo límitado como producto y desfasado en el tiempo.

El reconocido urbanista danés Jan Gehl menciona al respecto:

“El espacio público es bueno cuando en él ocurren muchas actividades no indispensables, cuando la gente sale al espacio público como un fin en sí mismo, a disfrutarlo”(2).

Sin embargo, esto no ocurre como tal, y en parte es culpa de los alcaldes sin visión y sin el debido apoyo de urbanistas o paisajistas expertos en el tema.

Desde el punto de vista medioambiental, el espacio también debería albergar usos para los días de altas temperaturas, sobretodo en ciudades donde esta condición es permanente, y más aún, donde no hay ríos o playas próximas. Estamos hablado de un uso tan vital para el ser humano como es mojarse, función que pensada colectivamente puede generar un encuentro social entre varias personas. y convertiría a las plazas o parte de ellas en “plazas líquidas”.
Las plazas líquidas (re)utilizan el agua para potenciar el impacto social del espacio público, sobretodo en lugares donde las inclemencias del clima lo vuelven un factor sumamente necesario. Esta relación con el agua, y los usos sociales, no es algo nuevo, ya que hay varios ejemplos en la historia. Quizás los mas comunes son las fuentes de las plazas tradicionales, ya que no se construyeron para ser objetos ornamentales sino para ser los suministros colectivos de los barrios y ello generaba mayor interacción.
runa-chay

Esta pileta se construyó el 21 de diciembre de 1578 en la plaza Mayor de Lima . El agua que hasta allí llegaba era sacada del río. Imagen: el Blog de Juan Luis Orrego

Actualmente, hay muchos ejemplos en el mundo que han entendido este potencial social del agua en el espacio público y lo han llevado a cabo con bellos e inteligentes diseños. Y acá habría que diferenciar dos formas:

  • Los casos que utilizan los ríos, lagunas o playas existentes de la ciudad (algo que aún no hemos concebido teniendo el Río Rimac y otros).
  • Y los crean piscinas, canales y/o fuentes a falta de accidentes geográficos que potenciar.

A continuación algunos ejemplos:

Cheonggyecheon, Corea del Sur:

seoul-landmark

Cumberland Park, Nashville:

74dso1hexuwth7vu-1

Proyecto para Barwa, El Cairo, Egipto:

222

The Brook, Roombeek, Holanda:

 

web_n130728_big_tp_0

El intercambiar del Nuevo Mundo, México:

el-parque-de-los-pies-descalzos-1

Plaza de los Descalzos, Medellín:

333

Plaza Tlaxcoaque, México:

MÉXICO, D.F., 12OCTUBRE2012.- Plaza Tlaxcoaque-Jodyalí, ubicada en Fray Servando esquina con 20 de Noviembre, es un espacio público que fue inaugurado el pasado mes de agosto, donado por las autoridades del gobierno de Azerbaiyán, como una conmemoración a uno de los sucesos más sangrientos del siglo XX, el genocidio de Jodyalí. La explanada cuenta con una capilla restaurada, un monumento y una fuente con luces de colores que le otorga a los capitalinos un lugar de esparcimiento y convivencia.FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM

Fuente de Agua Caminable de la Plaza Central de Nierstein, Rhein:

8888

999

Espejo de Agua de la Plaza de Burdeos, Francia:

68

Plaza San Marcos, Venecia:

venecia1

Jardín acuático de Fort Worth, Texas:

87

Regresando al tema, cuando vemos lo acontecido en Chorrillos, nos preguntamos por qué no se le da vuelta a la situación y se ve esta necesidad como un proyecto urbano potencial, que cuente además con las tecnologías necesarias para reutilizar el agua, con la seguridad y limpieza adecuada.

Y esto nos lleva a rememorar en 3 hechos recientes:

  • El proyecto del Río Rímac también contemplaba un mayor acercamiento y relación con el río, pero por temas políticos aún no se ha llevado a cabo.
  • El proyecto del Parque de las Aguas tiene algunas fuentes interactivas como las que vemos en las fotos, sin embargo, nadie discrimina a las personas que se bañan ahí. ¿Será por qué es un espacio público cerrado donde hay que pagar?
  • En el Callao los vecinos instalaron piscinas públicas, las cuales fueron prohibidas por la autoridad, para dar prioridad, como de costumbre, a los autos (¡y sus 2 carriles!). Muchas personas en la redes celebraron esa prohibición.
63
El agua en la historia siempre ha sido una lucha ciudadana, y los alcaldes (o antes virreyes) de alguna manera han estado en contra de los ciudadanos, y eso sucede hasta la actualidad, donde las clases altas o acomodadas siempre se han mantenido a favor del agua como algo exclusivo y que no puede ser compartido (tenemos también el ejemplo de las playas de Asia y Ancón).

Cada año que que pasa varias ciudades se vuelven mas calurosas, debido al calentamiento global. Ante esta necesidad latente, que además puede tener un gran impacto social, porque a nadie se le ocurre un proyecto que integre espacios públicos y agua de forma interactiva, segura y sostenible. Esperemos que en algún futuro, ya sea en Lima, en el Norte, en la Selva o en cualquier zona del Perú, podamos tener un buen ejemplo de “Plaza Líquida”.


  1. Entornos Vitales, hacia un diseño urbano y arquitectónico mas humano, Ian Bentley, 1999.
  2. La humanización del espacio urbano, Jan Gehl, 2006.